Un método para salir del universo cotidiano

Una de nuestras últimas experiencias en implementación de diseño estratégico mediante consultoría fue con Marcelo Sili, un cliente con quien habíamos trabajado en el diseño editorial de su primer Atlas (Atlas de la Argentina rural, Editorial Capital Intelectual, 2015) y que ahora nos contacta para desarrollar su sitio web y, a la vez, ordenar, posicionar y difundir sus diferentes proyectos.

Marcelo Sili es un especialista y referente en América Latina en temas de ruralidad y desarrollo territorial y plantea un enfoque diferente sobre esta temática. Propone con sus ideas un cambio de paradigma que le permita posicionarse en un lugar único y de avanzada.

A partir de nuestra primera reunión, notamos que para difundir sus ideas y posicionarse en la web, antes debía establecer un rumbo para su identidad institucional global, lo que le permitiría comunicar realmente su filosofía.

Muchas veces, a la hora de solicitarnos un servicio creativo, el vértigo cotidiano que busca rápidos resultados deja de lado los beneficios de un pensamiento estratégico para pasar directamente al resultado del proceso de diseño. Este andar abreviado no es el mejor para llegar al objetivo buscado, ya que al explorar la mayor cantidad de posibilidades mediante un proceso de análisis y diagnóstico sólo da a múltiples potencialidades.

Si bien las anteriores experiencias en materia de diseño de Marcelo fueron siempre similares,

se contrata un diseñador que se dedica a elaborar una identidad gráfica y luego de algunas interacciones para aprobar o desaconsejar los productos realizados, se elabora una propuesta y se entrega el material para su uso


la idea de hacer una consultoría le atrajo desde el primer momento.

Comenzamos escuchando y poniéndonos en su lugar hasta comprender el “qué”, “por qué” y “para qué” de lo que hacía y pensaba. En las reuniones siguientes fuimos elaborando un diagnóstico para profundizar sobre su actividad y su entorno y llegar con una idea más clara a los objetivos por medio de conclusiones que, recién ahí, se transformarían en acciones de diseño. Durante uno de estos encuentros con Marcelo, trabajamos usando una de las técnicas de Design Thinking que nos permitió potenciar los resultados creativos al definir el lema que describía la esencia de su marca: “Marcelo Sili. Pensando territorios”.

A lo largo de toda la consultoría, nos propusimos ir más allá con una mirada diferente en la que el diálogo, la investigación, el análisis y el trabajo colaborativo cobran un rol fundamental para conceptualizar lo que se quiere decir y, finalmente, definir el cómo representarlo mediante el proceso de diseño.

En el correspondiente seguimiento posterior, Marcelo nos comunicó que el camino recorrido le permitió experimentar y contar con un método de trabajo diferente para ver su negocio desde otra perspectiva hasta entonces oculta.

En este sentido mi visión y mi mirada sobre el potencial y la complejidad del diseño ya no es el mismo.


Como resultado, este modo de pensar su identidad no solo le otorgó un orden y una coherencia comunicacional a las múltiples actividades que realiza sino que le permitió salir de su universo cotidiano y mirar los procesos desde una perspectiva más amplia, flexible, y que esencialmente daba sentido a lo que quería expresar. La profundidad del análisis siempre trae más y mejores resultados que una primera mirada superficial.